Toma de decisiones compartida

Resumen

Frecuentemente dejamos que nuestros médicos nos digan qué atención es la que necesitamos. Pero para recibir la mejor atención, usted y su médico deben tomar las decisiones juntos. Este proceso se llama “toma de decisiones compartida”. Su médico comparte la experiencia médica y usted lo que quiere como resultado de su atención. Luego, juntos toman la mejor decisión.

La toma de decisiones compartida es útil si existe más de una manera para tratar su problema de salud, y no existe una manera claramente “correcta”. Su médico puede darle un “auxiliar para la toma de decisiones”, que frecuentemente es un folleto o un video que explica las diferentes opciones, riesgos y beneficios. Las decisiones también lo ayudan a pensar en sus prioridades y valores. Luego, usted y su médico pueden hablar sobre las opciones y sus preguntas.

Pregúntele a su médico sobre el enfoque de toma de decisiones compartida. Si su médico no tiene un enfoque formal, aun puede tomar más control de su atención así:

Pregúntele a su médico por los pros y contras de cada tratamiento.

Hable con su médico sobre cuánto costará cada opción, y si hay tratamientos más económicos que funcionen igual.

Utilice auxiliares informativas para la toma de decisiones u otras herramientas para ayudarlo a tomar la mejor decisión.

Visite sitios webs y organizaciones de personas con su condición médica para conectarse con otros que atraviesan la misma experiencia.

Hágase una mejor idea de qué es un auxiliar para la toma de decisiones de la clínica Mayo y la Fundación para la toma de decisiones médicas informadas.

Con un proceso de “toma de decisiones compartida”, su médico comparte la experiencia médica y usted lo que quiere como resultado de su atención. Luego, juntos toman la mejor decisión.

¿Cómo funciona la toma de decisiones compartida?


Generalmente, cuando un médico recomienda un tratamiento, le proporciona un “consentimiento informado”. Esto significa que el médico le informa cuál es el tratamiento, qué beneficios obtendrá de él y cuáles son los riesgos que conlleva. Entonces, usted consiente (o no consiente) el tratamiento.


La toma de decisiones compartida tiene un enfoque diferente. Es útil cuando existe más de una manera para tratar su problema de salud, y no existe una manera claramente “correcta”. Su médico le habla de sus opciones. También puede darle un “auxiliar para la toma de decisiones”, que frecuentemente es un folleto o un video que explica las diferentes opciones, riesgos y beneficios. Las decisiones también lo ayudan a pensar en sus prioridades y valores. Luego, usted y su médico pueden hablar sobre las opciones y sus preguntas.


Actualmente, los médicos están utilizando el enfoque de la toma de decisiones informadas en muchos asuntos de salud. Algunos son:


Embarazo: Si usted tuvo a su primer bebé con cesárea, usted y su médico pueden conversar acerca de las opciones que tiene para su parto con su próximo bebé. Si no quiere otra cesárea, su médico la puede ayudar a decidir si puede tratar de tener un parto vaginal de manera segura.

Enfermedad cardíaca: La enfermedad cardíaca puede tratarse con medicamentos recetados, o con medicamentos más un stent. Un stent es un tubo que su médico introduce en un vaso sanguíneo para ayudar a mantenerlo abierto y mantener el flujo de sangre. Si usted no se siente cómodo con la cirugía, usted y su médico pueden decidir si utilizar solamente medicamento durante un tiempo, y ver si funciona.

Cáncer de próstata: El cáncer de próstata se puede tratar con cirugía. Pero, esa cirugía puede tener efectos secundarios como impotencia. Otra opción es “espera y observación”, en la que se le hacen pruebas regulares para asegurarse de que el cáncer no empeore. Si quiere tomar acciones inmediatas, usted y su médico pueden decidir que una cirugía es la solución. Si no quiere el riesgo de los efectos secundarios, quizá prefiera esperar.

¿Cómo opinar más sobre mi atención?


Cada vez más médicos utilizan la toma de decisiones compartida. El estado de Washington, por ejemplo, incluso tiene una ley que apoya esta iniciativa. Pregúntele a su médico si utiliza el enfoque de toma de decisiones compartida. Si no lo utiliza, todavía puede tomar control de su atención así:


  • Pregúntele a su proveedor por los pros y contras de cada tratamiento. Pida a su proveedor que le explique cualquier lo que no comprenda. Lleve una lista de preguntas a su cita, para que no se le olvide nada.
  • Pregunte cuál es el costo de cada opción. Mantenerse saludable debe ser lo más importante para tomar su decisión. Pero, si está preocupado del dinero y un tratamiento menos costoso puede funcionar igual de bien, esta puede ser una mejor opción para usted.
  • Pregunte si utilizan auxiliares informativas para la toma de decisiones u otras herramientas para ayudarlo a tomar la mejor decisión.
  • Visite sitios webs y organizaciones de personas con su condición médica. Puede aprender mucho conectándose con otros que atraviesan la misma experiencia.
  • Hágase una mejor idea de qué es un auxiliar para la toma de decisiones de la clínica Mayo y la Fundación para la toma de decisiones médicas informadas.
 

Más artículos para leer